Cómo crear negocio MAYORES UTILIDADES para tu negocio

Por: Dra. Rosario Cortés

En algún momento de nuestra vida surge la inquietud de independizarnos y crear una cabina o un spa, para aplicar cada uno de los protocolos aprendidos en la escuela y brindar un excelente servicio a nuestros clientes, con resultados más efectivos y rápidos. Es entonces que se inicia con la búsqueda de un local o espacio, analizando los mejores laboratorios o proveedores de insumos, mobiliario, productos y equipos para cabina, y así poder brindar aquellos tratamientos faciales, corporales o capilares que permitan hacer crecer el negocio cada día. Quienes cuentan con experiencia en el sector de la cosmetología, conocen cuáles son los tipos de tratamientos más solicitados o los que se encuentran en tendencia.

Sin embargo, resulta primordial entender los términos financieros, ya que al final lo que se busca en el negocio además de brindar el mejor servicio es contar con excelentes opciones de productos y tratamientos, para generar rentabilidad y utilidades. El negocio de Spa se encuentra clasificado dentro del sector servicios, en el Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN).

El Inegi, (2006) publicó los resultados de la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las micros, pequeñas y medianas empresas; proyecto financiado por el Instituto Nacional del Emprendedor y del Banco Nacional de Comercio Exterior, expresando que el sector servicios, representa el 32.4% del total de empresas en México. Además que la esperanza de vida de un negocio de este sector al cumplir un año, es de 8.4; y que por cada 100 negocios que se abren, sólo 68 sobreviven el primer año.

Por lo anterior, es necesario darle un seguimiento a los siguientes puntos que facilitarán la permanencia de tu negocio:

  1. El capital necesario para iniciar actividades: Es necesario que contemples:   a) Los recursos (activos) con los que cuentas o los que son requeridos para iniciar tu negocio, incluyendo al personal necesario. b) El dinero para invertir, o en su caso, una fuente de financiamiento a través de tus ahorros (capital) o de préstamos (deuda) de créditos bancarios (pasivo), en donde es necesario el pago de intereses.
  2. Los gastos Debes contemplar una cantidad de dinero mensual requerido para mantener la operación de tu negocio; estos pueden ser: la renta, luz, teléfono, internet, mantenimiento de aparatología, sueldos del personal, pago de contador, material de limpieza, publicidad, compra de productos e insumos para aplicar los tratamientos. Estos podrán deducirse dependiendo el esquema fiscal elegido.
  3. Los costos: Representa los recursos necesarios para poder brindar la prestación de un servicio, sesión o tratamiento sin margen de ganancia. Estos se clasifican en:

    a) Costos directos: son los primordiales para realizar el servicio. Por ejemplo para la aplicación de una sesión de depilación de piernas, requerirás determinada cantidad de gel, abate lenguas, limitada cantidad de disparos del manípulo de tu equipo de IPL, tiempo del personal experto, entre otros. Es decir, representan el costo de la mano de obra directa más los insumos o materia prima, para realizar el servicio.

    b) Costo Unitario: Se obtiene dividiendo del costo total de cada uno de los productos o insumos que adquieres para el uso en cabina entre el número de servicios que se pueden brindar en cada uno de ellos. Es muy importante realizar este cálculo para que conozcas el costo de cada producto o insumo para realizar un tratamiento.

4. El precio de venta al público El precio de venta es el valor del dinero en que estimas dar una sesión de cada uno de tus tratamientos, estos pueden ser unitarios o por paquete. Aquí debes estimar un porcentaje de utilidad. Precio de venta = (Costo unitario total) / (1 -% de utilidad)

  1. Las ventas o ingresos: Es la suma de las ventas de los servicios o productos realizados en un día, semana o mes; estas pueden ser cobradas en efectivo, con tarjeta bancaria o a crédito, descontando los descuentos o promociones.
  2. La utilidad bruta: Es la diferencia del resultado entre los ingresos (ventas) y los costos necesarios para aplicar los servicios o productos. Entonces ¿de dónde surgen las utilidades (antes de impuestos)?, analicemos el siguiente ejemplo dentro de un escenario conservador, de las ventas mensuales de un spa con dos cabinas que sólo ofrece servicios con aparatología:

  1. El punto de equilibrio ¿En qué momento el negocio será rentable?. Cuándo superes el punto de equilibrio, el cuál representa la cantidad mínima de ventas a realizar, de tal forma que no obtienes utilidad, ni pérdida; es decir “sales tablas”. El hecho de que obtengas utilidad no significa que tengas liquidez o efectivo ya que esto depende de: Que cobres tus servicios, es decir, que disminuyas los créditos a tus clientes Las fechas de pago a tus proveedores de insumos, equipos, entre otros (pago de deudas) El inventario en existencia.

En ocasiones por aprovechar ofertas incrementas tus compras, pero si tu inversión no se desplaza a través de las ventas, entonces tendrás inventario estancado que necesitas convertir en efectivo, para así poder reinvertir. Un negocio es un proyecto de vida que se debe cuidar y mantener, por lo tanto, ya tienes la parte medular que son tus conocimientos y experiencia en la aplicación de tratamientos para así brindar un servicio de excelencia a tus clientes, sólo compleméntalo con el seguimiento de indicadores financieros para incrementar la supervivencia y las utilidades, y así lograr en menor tiempo el retorno de tu inversión.

Sobre el autor Ver todos los artículos

Cosmetologia360

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X